Etiquetado: logros15M

El 15M nunca fue un actor, sino una forma de actuar

Artículo del Comité Disperso publicado en el nº 306-307 de El Viejo Topo en Julio de 2013.

Descarga el artículo en pdf

El 15M nunca fue un actor, sino una forma de actuar, es a partir de esta constatación que uno de los lemas que han circulado este año alrededor de su segundo aniversario ha sido “no hemos vuelto, porque nunca nos hemos ido”. El método 15M empezado en 2011 en las redes sociales hoy asume un carácter general, en el estado español como en Turquía las luchas se difunden en la resonancia de las redes sociales. No podemos negar la complejidad del asunto, a lo largo de dos años muchas organizaciones previas al 15M han aprendido a utilizar el lenguaje y las herramientas del movimiento creando híbridos que tal vez a veces han debilitado y otras veces han mantenido actual esta forma de actuar. En particular, la izquierda política en crisis que a lo largo de estos dos años ha revitalizado su discurso gracias al 15M hoy sólo podrá avanzar si está a la altura de volver a “las plazas” sin banderas para devenir un movimiento difuso y plural.

Después de dos años, empezamos a tomar una perspectiva sobre que fue, que es y hacia donde va el 15M. En el análisis de la deriva del movimiento es inevitable pensar qué hemos hecho durante este tiempo y qué ha cambiado. Los primero es reconocer ciertas victorias, unos objetivos iniciales cumplidos de sobra, como eran la movilización y el despertar político de una sociedad adormecida. Pero más allá de la politización es necesario también reconocer pequeños logros concretos, la suma de los cuales implican uno mayor: la progresiva instauración de un nuevo paradigma en el cual la cultura de la transición está siendo puesta al descubierto y superada, y la asimilación de unas nuevas formas de hacer en lo colectivo y en lo personal que se oponen al modelo en el que la sociedad española estaba instalada.

El 15M es difícilmente definible, en tanto que es una manera de actuar en continua reconfiguración. Partiendo de esa premisa, podemos decir que la fase por la que atraviesa ahora el movimiento es otra, que no corresponde a la fotografía de las plazas en 2011, sino que ha evolucionado tanto en objetivos, en maneras de hacer como en formas de organización. Estos tres aspectos del 15M en su momento presente tienen en común los conceptos de irrepresentabilidad, auto-organización y autonomía.

Tras dos años, los objetivos han cambiado debido a la superación de los objetivos iniciales. Durante este tiempo el 15M ha atravesado diversas fases, desde la inicial de movilización, a la protesta más organizada, la construcción de unas demandas colectivas y la apelación directa a las instituciones para que tomen en cuenta esas demandas. En todo este proceso se ha construido una legitimidad social que hace incuestionables las reivindicaciones del movimiento y que desarma las críticas sobre su ausencia de propuestas. Pero en esta fase también hemos podido constatar que simplemente pedir un cambio no conlleva que éste se produzca, por eso los objetivos ahora son diferentes. Ya no se trata de crear opinión publica, despertar conciencias, movilizar o hacer demandas. Todo eso ya se hizo, como un primer paso necesario -fue el objetivo inicial de la convocatoria del 15 de mayo de 2011-, sin embargo ahora es necesario ir más allá porque no es suficiente con hacer demandas justas y protestar.

El problema no es que no se pueda, sino que no quieren. Es una cuestión de voluntad política.

Esto nos lleva a las nuevas maneras de hacer, que ya no es apenas reactiva sino que implica construcción de realidad. Asumiendo que nuestras demandas son innegociables, ha llegado el momento de actuar no sólo de forma simbólica sino con prácticas concretas.

Estas maneras de hacer implican descartar la conquista del Estado, porque el Estado, el poder, en el sentido clásico es inconquistable, y porque la lucha por el poder del Estado, en sí misma, es una forma de reproducir el poder, es caer la trampa de la representación y volver a ceder la capacidad de decidir y actuar. El cambio de verdad se genera en los márgenes y en las grietas, autónomamente de las estructuras del estado.

Las nuevas maneras implican construir cambio real, que ataque los poderes sin entrar en su terreno, sino desbordándolo. Rechaza la mediación externa, como partidos y sindicatos, para trabajar con madurez, sabiendo bien lo que queremos y decidiendo cómo hacerlo realidad, pero no deniega la colaboración cuando las estructuras estén a disposición de las necesidades del movimiento.

El 15M 2011 abrió una grieta para volver a hablar de democracia cuestionando la función de nuestros gobiernos. Los partidos y los sindicatos han sido los elementos críticos que este movimiento individuó como ineficaces e inadaptados para cumplir sus funciones. Entonces, una regeneración del movimiento podría  empezar por atacar sus instituciones a partir de aquellas que pusieron  las bases para la conquista de los derechos de la clase obrera, el  derecho a sindicato y la huelga. Sindicato y huelga han sido en el fordismo las conquistas de las luchas obreras, de genero, de raza, etc. que ofrecieron la posibilidad de negociación  entre capital y trabajo. Hoy este pacto salta, igualmente que la  fabrica hoy no representa el lugar central de la producción, mas bien el  del capital financiero. Siendo imposible hoy un nuevo New Deal como colchón para la reproducción de la fuerza de trabajo de la fabrica, un reto teórico-político sería  traducir lo que el sindicato y la huelga han sido durante el fordismo  para declinarlo al presente. Si la fabrica se extiende a toda la sociedad en su conjunto entonces las herramientas tradicionales resultan  insuficientes. Como la democracia representativa y el dispositivo constitucional fueron los  objetos de la critica del 15M, la critica de sus instituciones puede ser  una lanzadera para abrir un proceso constituyente. Transformar la huelga en una toma de posición subjetiva significaría atacar en la dispersión para construir empoderamiento social para la creación de nuevas instituciones  democráticas comunes que distribuyan la riqueza producida hacia toda la sociedad.

En cuanto a estructura del movimiento o forma de organizarse, después de la confluencia en las plazas, ha habido una progresiva dispersión, que ha facilitado una gran capacidad de actuación del movimiento en diferentes puntos, ámbitos y maneras. Hasta las instituciones han intuido la relevancia de la dispersión para seguir justificando la necesidad de una estructura central que sea capaz de actuar como interlocutora o que, gracias a su solidez, garantice la estabilidad a través de una coordinadora central del movimiento. Ni una ni otra son necesarias ni deseables. Puesto que las demandas son innegociables es innecesaria la interlocución. Y no es deseable porque representa jugar en terreno enemigo y someterse a sus reglas del juego. La dispersión como estructura es mucho más efectiva y genera más cambio que una coordinación centralizada, eso lo ha demostrado la propia experiencia de estos dos años, por tanto no es deseable esa conglomeración, sino mas bien lo contrario: autonomía de los grupos, autoorganización y comunicación fluida para juntarnos sólo en los momentos necesarios.

Han habido intentos de reorganización del movimiento que pretendían  combatir dicha dispersión estructurando una lucha coordinada a través de la centralidad de unaorganización. Estos intentos de rearticulación se han revelado siempre poco operativos, anclados en superestructuras sin capacidad de transformación ni respuesta rápida, que además implican la  jerarquización y la representación dentro del propio movimiento. El futuro del 15M pasa por ser capaz de reconocer en la dispersión una nueva forma de organización más sostenible, gracias a la creciente autonomía de la producción de la riqueza que favorece la capacidad de  autoorganizarse y crear nuevas formas de vivir y de habitar.

Organizarse en la dispersión posibilita la creación de nuevas maneras de hacer en todos los contextos, una renovación en las ideas y en las prácticas. Oponiéndose al sentido común que delega en la “clase política” los cambios deseados enmarcados dentro del derecho y de la constitución,  la campaña de logros15M propone un mapeo de experiencias de lucha que sirva para visibilizar que la lucha autónoma a cualquier escala, aunque sea pequeña, puede influir mucho en la realidad cotidiana de muchas personas. Prácticas que suponen un hackeo al sistema, que dan solución a problemas cotidianos, que vertebran redes de apoyo y posibilitan la multiplicación y amplificación de estas luchas en diferentes territorios.

Un horizonte posible para renovar el 15M podría ser la magnitud de su traducción articulando la relación entre la micropolitica y el plano molar  a través de una herramienta practico-teóretica que pueda cruzar los diferentes planos que constituyen las bases de nuestra sociedad. Por eso Europa, no desde el punto de vista de los 27 estados miembros mas bien desde el punto de vista continental, puede ser el campo donde empezar a trabajar en este sentido. Europa es un territorio físico y conceptual que por extensión y por facilidad de comunicación en espacios heterogéneos puede ser una clave para dotar el movimiento de una capacidad mas amplia de intervención política. No es algo nuevo que el movimiento apunte hacia la transnacionalidad, esta idea estuvo presente desde incluso antes del 15M en la propia gestación del movimiento y tuvo un primer momento en el 15 de octubre de 2011, fecha la que se vuelve a apuntar como próxima cita para una huelga social.