Etiquetado: escrache

Por la dignidad, hacia una huelga social indefinida

Bajo el lema dignidad, que expresa la insostenibilidad de una crisis y una austeridad que intensifican el control post-nacional de la gobernanza europea y del gobierno represivo de Rajoy, las marchas han multiplicado su participación inundando Madrid. Es evidente que la participación masiva en la movilización ha desbordado las categorías a las cuales se apelaba desde la convocatoria: protagonista es una multitud irrepresentable y heterogénea que desea autoconvocarse autónomamente no solo para decir “¡Ya Basta!” al sistema sino también para derrocar a su régimen de una vez.

El 22M ha sido una reacción explosiva a un trastorno generalizado que afecta a la vida en su totalidad y cuyos síntomas se presentan en cada territorio. Ya hay una multiplicidad dispersa de luchas sociales contra el mando capitalista: unas son más organizadas, otras menos; unas son más explícitamente políticas, otras más implícitas.

Lo cierto es que existe un enorme potencial, hasta ahora latente, de antagonismo al sistema y a sus estructuras de gobernanza. El reto es la actualización y la organización de este potencial más allá de las citas electorales y de los sindicatos de concertación. Las fórmulas del siglo XX se han acabado: hoy es necesario un salto en nuestra imaginación política. El ciclo de movimientos-red que empezó con las Primaveras Árabes, pasando por el 15M, Occupy, Gezi Park, etc., nos ayudan a abordar este reto. La capacidad de autoconvocatoria de estos movimientos consigue apelar a la ciudadanía en su conjunto sin ser reconducible a una identidad o a un liderazgo definido, que ahora es fluido y que se distribuye entre todas.

Estas movilizaciones trascienden las formas tradicionales de organización y se articulan y desarrollan en forma de red. Internet abre un nuevo ámbito desterritorializado de comunicación y organización basado en la inteligencia colectiva, el cual favorece la creación y proliferación de momentos y lugares de encuentro entre personas. Quien ve en la red la solución estratégica a los problemas políticos que tenemos enfrente, confundiendo los medios con el fin, obvia la importancia de la materialidad de las relaciones sociales. Las herramientas tecnopolíticas no pueden prescindir de la micro-politización distribuida del tejido social.

A pesar de las novedades que han aportado estas luchas interconectadas, reconocemos en ellas unos importantes límites estratégicos: ocupar las plazas es importante para permitir que los cuerpos en lucha se encuentren y para dar visibilidad a un problema, pero esto no es suficiente para aproximarse a su solución. Las ocupaciones de espacios urbanos, las acampadas, son útiles solo si se convierten en lugares de agregación y en centros logísticos para organizar e impulsar dinámicas de conflicto en la ciudad.

Creemos que es necesario un esfuerzo de coordinación para bloquear la economía y encontrar la forma de conseguir que las demandas de #Dignidad surgidas desde los movimientos sociales sean efectivas. Proponemos como ejemplo la coordinación de diferentes acciones que se pueden practicar simultáneamente para que el miedo cambie de bando:

  • Bloqueo simultáneo de autopistas y vías principales de tránsito
  • Bloqueo simultáneo de la red de metro y del transporte urbano
  • Bloqueo de enclaves logísticos importantes
  • Bloqueo y ocupación de sucursales bancarias y oficinas estatales
  • Ocupación de edificios propiedad de bancos, ayuntamiento y del 1%
  • Ocupación de las universidades y autoformación
  • Reapropiación en supermercados y grandes empresas
  • Hackeo de webs del gobierno y otras instituciones
  • Escraches a políticos e instituciones

Este catálogo de acciones, que no pretende ni mucho menos ser exhaustivo, se propone como una invitación al desborde y como un primer paso hacia una #HuelgaSocial indefinida que golpee el sistema con acciones de desobediencia y bloqueo distribuidas y sincronizadas.

 

Del mayo global al octubre del cambio

català | english | italiano | français | português

El 15M 2013 no es solo un aniversario, es un período de lucha intensa, descentralizada, con acciones en diferentes lugares.

Es una fecha para recuperar la dimensión inclusiva y generalizada de las luchas contra la troika y las políticas de austeridad responsables del genocidio financiero.

Después de dos años hemos atravesado la fase de la protesta y de la construcción de unas demandas, y hemos apelado a la clase política para que tome en consideración estas demandas mediante diferentes actuaciones: recogiendo firmas, ocupando las plazas, manifestándonos masivamente, practicando la desobediencia civil, etc.

Han sido todas etapas importantes para construir una legitimidad social, porque entendemos que nuestras demandas son innegociables y que simplemente pedir un cambio no conlleva que éste se produzca.

Una vez definidas las propuestas, después de que algunas incluso hayan llegado al seno de las instituciones y sigan siendo ignoradas, es la hora de atacar a la corrupción y al capitalismo financiero no sólo de forma simbólica sino de manera material mediante prácticas concretas. Por eso no es simplemente una fecha con una manifestación, sino todo un mes lleno de acciones que atacan a los responsables directos de la creciente precariedad y pérdida de derechos que venimos sufriendo. Y por ello, este Mayo Global se propone como un escrache al sistema para presionar y hacer visible que el problema no es que no se pueda, sino que no quieren. Que es una cuestión de voluntad política. 

Como siempre, este será un 15M sin siglas ni banderas, al margen de partidos, sindicatos y cualquier forma de representación; que genere consenso dentro de diferentes sectores sociales. Un Mayo Global que sobrepasa los límites del movimiento para construir un espacio de lucha de toda la sociedad.

Entendemos este 15M como una etapa más dentro de un proceso constituyente que produzca el cambio social que venimos demandando desde hace tiempo. Este proceso no entiende de fronteras y apela a un reconocimiento pleno de todas las personas para construir una ciudadanía universal. A la construcción de este mayo de lucha se han sumado otros países: Portugal, Italia, Eslovenia, Austria, Alemania, Francia, Chipre, Inglaterra y Grecia también han programado acciones contra las políticas de la troika, revelando la dimensión transnacional de la movilización y de los poderes.

Esta primavera se enciende la mecha que nos llevará a un otoño europeo que ya se está organizando a través de encuentros y redes, un otoño que significará subir un escalón más en la construcción de un proceso constituyente y abrir una nueva fase de lucha conjunta para producir el cambio.

Los derechos no se piden, se toman.   Rescatemos personas, no bancos.