Categoría: Editoriales

Vencer a la desafección

En los tiempos de la gobernanza neoliberal la democracia se reduce a una simple formalidad para la aplicación de medidas al servicio de organismos supranacionales como, por ejemplo, el FMI, el Banco Central Europeo, la Comisión Europea o el Eurogrupo. Lo que importa no es quien gobierna, lo ha confirmado el referendum griego de julio 2015 y lo confirma la mitad de la población del Estado español que no ha asistido a la cita electoral y ha preferido quedarse en casa o dedicarse a otra cosa – y también parcialmente la victoria del primer partido ganador de las dos últimas elecciones. Hoy quien no vota expresa el mismo rechazo que quien vota en contra, para nosotras éticamente hablando es lo mismo. Es más que evidente que la desafección no es, en sí, una amenaza para las clases dominantes. Prefieren democracias reducidas a la expresión de una pluralidad manejable de voces contrapuestas. Antes el voto se planteaba como sustituto de la lucha en los movimientos sociales. Hoy, con las calles prácticamente vacías, es una expresión del rechazo como otra.

No pretendemos dar explicaciones del porqué ha vuelto a ganar el verdadero partido de “clase”. Para nosotras, lo necesario es prepararse para lo que viene. Existe una distancia creciente entre la clase media con miedo al empobrecimiento y la clase pobre. Estos días, las redes sociales arden con expresiones de frustración alienada y autodestructiva. Frases como “país de mierda lleno de subnormales” o “somos unos pringaos ignorantes” que nos recuerdan a los apodos que se les ha dado a los votantes que apoyaron el Brexit en Inglaterra, que se articulan sobre la creencia en una clase iluminada y una plebe irracional incapaz de discutir civilizadamente los argumentos expuestos en los hilos de Facebook y los artículos publicados en los medios digitales progresistas.

Hoy más que nunca, en cada comicio europeo, asistimos a la multiplicación de las valoraciones morales de quien no se ve reflejado en la opción mayoritaria. La soberbia de algunos comentarios aumentan el aislamiento, relegando la alienación que acompaña a la pobreza a ocupar un lugar oscuro, donde fácilmente encuentra refugio en la alucinación colectiva del nacionalismo o incluso del odio. Desde esa oscuridad, el miedo a un ataque desde el exterior empuja hacia el nacional-socialismo, como está sucediendo en varios países del este de Europa, en Grecia o en Francia antes de las extraordinarias movilizaciones contra la Loi Travail et son monde.

No es casual que en la política contemporánea, donde los procesos de integración alejan los centros de control directo de las decisiones políticas de los votantes, las instancias soberanistas y referendarias se unan a las nacionalistas, como si para reclamar la soberanía “usurpada” fuera necesario ejercerla inmediatamente y volver a establecer el límite natural, el del Estado. Esta dinámica, que todavía está emergiendo en casi todas partes como una solución de compromiso entre la democracia y la integración, es especialmente explosiva en Europa no porque las instituciones europeas sean burocráticas e ineficientes, sino debido a que pretenden representar una forma de unión política supranacional. Quienes lamentan este déficit democrático de la UE son los federalistas, por lo que no puede haber una verdadera política común sin una soberanía común. Los nacionalistas, en su lugar, acusan a Bruselas exactamente de lo contrario: de transformar la UE en un superestado artificial, que los procesos (en realidad intermitentes) de integración política e institucional constituyen una amenaza para la libertad y la prosperidad de las naciones. Las dos posturas son los dos reflejos del mismo espejismo.

Entonces ni el Estado capitalista del libre mercado y la propiedad privada, ni el Estado socialista y el monopolio de la propiedad pública de un pasado que afortunadamente no volverá, ni tampoco el de otras ideologías producidas como reacción a la supuesta ausencia de democracia como el independentismo “a prescindir”: las tres opciones son proyectos institucionales al servicio de la propiedad mediante la expropiación y la explotación de lo común. No estamos en contra de la independencia por estar en contra de la liberación de los pueblos oprimidos, sino porque no existen las condiciones materiales objetivas para producir una independencia política en este contexto. Tampoco se trata de estar o no en el euro o la UE, a pesar de que ninguna de estas decisiones pueden ser tomadas por vías democráticas o plebiscitarias. Si hay capitalismo no hay independencia y si queremos independencia hay que deshacerse del capitalismo.

Dejemos de quejarnos de la gente, de lo que hace o de lo que deja de hacer. Aunque resulte cómodo – incluso terapéutico – atribuir la responsabilidad a la composición social, no deja de ser efímero cuando no, contraproducente. Identifiquemos nuestras insuficiencias y asumamos nuestros límites. Habrá que repensar lo que abrió el 15M como un desbordamiento de la sociedad no traducible en la lógica de los partidos políticos, ni en la tristeza de un espectáculo forzado y la simplificación por defecto de toda la complejidad social. Pensemos cómo sonreír juntas de verdad, no para las cámaras de los platós de televisión, ni por la ridiculización de un líder en las redes sociales. Aprendamos como interpelar a la realidad, tomémonos en serio finalmente nuestra alegría y nuestra capacidad de acción y organicémonos para volver a sentirnos más felices que en las plazas del 15M. Porque no hay alegría sin lucha y no hay lucha sin organización.

Antes del próximo rescate, saboteemos las instituciones que están al servicio de la Troika bloqueando la economía.

Por una nueva re/vuelta de la política

Cuando escribimos este texto no pensabamos que unos titiriteros podrían ser acusados de enaltecimiento del terrorismo por representar ironicamente la estigmatización que se hace desde arriba del los movimientos sociales asociandolos al terrorismo. La libertad de expresión bajo responsabilidad no es más que una operación de censura de estado. El ataque a los movimientos sociales no está dirigido sólo hacia las estructuras y a sus organizaciones como fue en el caso de la PAH, sino es una batalla cultural para la hegemonía y el mantenimiento de una mayoría. La debilidad de este posicionamiento es evidente a la hora de que hasta un espectaculo de titeres puede desestabilizar un gobierno, esto es suficientemente ilustrativo para imaginar lo que este gobierno puede hacer con respecto a las políticas de austeridad de la Troika. Quien habla de revolución democrática hoy no le queda nada mas que apelar a la buena voluntad de sus intenciones, la experiencia del referendum griego desvela su impotencia mientras que nadie ha asistido a algun cambio real. Los neodem pueden unicamente limitarse a señalar las insuficiencias de la nueva política apuntando a sus limites como si otro sujeto político pudiera obtener mejores resultados. En su lugar la situación nos pone frente a otra realidad, donde la política está cada vez mas espectacularizada y reducida a la pantomima de los medios de comunicación. Parafraseando a Mario Tronti “porque si la democracia es la opinión masificada, la libertad es la crítica de todo lo que es”, gracias al endurecimiento de las leyes y la censura asistimos a la represión sistematica de los movimientos sociales, por esto es mas que necesario poner nuestras energías dentro de las luchas, empujar el razonamiento hacia adelante para conquistar nuevos espacios de libertad.

  1. La crítica es tachada de terrorismo y los marcos políticos para fortalecernos son cada vez más estrechos, atrapados entre la legalidad y la “nueva política”.
  1. Las plazas del 15M abrieron una brecha en la política enteramente subsumida por las elecciones. Si medios y fines concurren de igual manera, las plazas han fracasado por volver a los barrios e intentar reformar la democracia en lugar de inventar otras formas de vida. Donde se han dado estructuras e insurrecciones en los barrios, que sí bien cambian la forma de vida de algunas y refuerzan la solidaridad y el apoyo mutuo, estas quedan insuficientes en cuanto a canalizar energías hacia cambios estructurales.
  1. Hay un conformismo de masas, hasta dentro de los propios movimientos. A partir de 2011 hemos pasado de una política expansiva hacia volver a la reproducción de cada espacio, en algunos casos en forma de asistencialismo, en otros en forma de partido.
  1. Los nuevos fascismos y la derecha están creciendo. En momentos de crisis los nacionalismos y el proteccionismo se vuelven la moneda de cambio de la inmovilización social y el miedo. En la dialéctica nacionalista se difumina cualquier posibilidad emancipadora porque falta el sujeto que tendría que protagonizar el supuesto cambio y el contexto sociopolìtico, el pueblo y la soberanía nacional, que en la sociedad globalizada ya no existe ni volverá a existir.
  1. Europa es un contenedor vacío, o más bien existen solo las instituciones del euro y sus infraestructuras irreformables. Las fronteras europeas definen el volumen de la fuerza de trabajo y sirven para controlar el movimiento de ella.
  1. El desempleo es la otra cara de la precariedad. A más desempleo corresponden peores condiciones de trabajo. La precariedad indica la imposibilidad de garantías de continuidad con cualquier situación laboral y la tendencia al empeoramiento de las condiciones de trabajo y de vida. En estas condiciones no es posible una vuelta al pleno empleo, ni tampoco pedir un subsidio de pobreza a las instituciones existentes. Si no existen reformas posibles para salir de la precariedad y de la pobreza, habrá que inventar nuevas formas de mutualismo.
  1. La tecnología cumple la función de sustituir las relaciones con su simulacro, constituye una herramienta para el control y la manipulación de nuestras vidas. A la vez ordenadores y smartphones componen un entramado con el cual tenemos que aprender de qué manera podemos utilizarlos para coordinarnos y encontrarnos. Sin aislarnos en el gueto del decrecimiento voluntario, el decrecimiento ya está en marcha, es generalizado y está impuesto desde arriba.
  1. Las fórmulas políticas que hemos utilizado hasta ahora no son suficientes, ni para sumar las simpatías y participación a la movilización ni para identificar el problema y atacarlo.
  1. Las ciudades son espacios a la venta transitables y regulados exclusivamente para el consumo y la especulación, todo lo que queda afuera de esta función mercantil supone una amenaza.
  1. Las ideologías y las narraciónes del siglo pasado forman un obstáculo y una lección, encerrarse en ellas crea un bloqueo a la acción. De cada experiencia y acontecimiento podemos aprender algo sin perder de vista donde estamos y nuestra historia.
  1. El ataque sistemático a los movimientos sociales es una estrategia que intenta someternos a la resignación o la aceptación de nuestras condiciones de vida. Nuestra tarea es la de reformular la manera de resistir y atacar, crear empoderamiento colectivo, construir una perspectiva revolucionaria.

 

 

Por la dignidad, hacia una huelga social indefinida

Bajo el lema dignidad, que expresa la insostenibilidad de una crisis y una austeridad que intensifican el control post-nacional de la gobernanza europea y del gobierno represivo de Rajoy, las marchas han multiplicado su participación inundando Madrid. Es evidente que la participación masiva en la movilización ha desbordado las categorías a las cuales se apelaba desde la convocatoria: protagonista es una multitud irrepresentable y heterogénea que desea autoconvocarse autónomamente no solo para decir “¡Ya Basta!” al sistema sino también para derrocar a su régimen de una vez.

El 22M ha sido una reacción explosiva a un trastorno generalizado que afecta a la vida en su totalidad y cuyos síntomas se presentan en cada territorio. Ya hay una multiplicidad dispersa de luchas sociales contra el mando capitalista: unas son más organizadas, otras menos; unas son más explícitamente políticas, otras más implícitas.

Lo cierto es que existe un enorme potencial, hasta ahora latente, de antagonismo al sistema y a sus estructuras de gobernanza. El reto es la actualización y la organización de este potencial más allá de las citas electorales y de los sindicatos de concertación. Las fórmulas del siglo XX se han acabado: hoy es necesario un salto en nuestra imaginación política. El ciclo de movimientos-red que empezó con las Primaveras Árabes, pasando por el 15M, Occupy, Gezi Park, etc., nos ayudan a abordar este reto. La capacidad de autoconvocatoria de estos movimientos consigue apelar a la ciudadanía en su conjunto sin ser reconducible a una identidad o a un liderazgo definido, que ahora es fluido y que se distribuye entre todas.

Estas movilizaciones trascienden las formas tradicionales de organización y se articulan y desarrollan en forma de red. Internet abre un nuevo ámbito desterritorializado de comunicación y organización basado en la inteligencia colectiva, el cual favorece la creación y proliferación de momentos y lugares de encuentro entre personas. Quien ve en la red la solución estratégica a los problemas políticos que tenemos enfrente, confundiendo los medios con el fin, obvia la importancia de la materialidad de las relaciones sociales. Las herramientas tecnopolíticas no pueden prescindir de la micro-politización distribuida del tejido social.

A pesar de las novedades que han aportado estas luchas interconectadas, reconocemos en ellas unos importantes límites estratégicos: ocupar las plazas es importante para permitir que los cuerpos en lucha se encuentren y para dar visibilidad a un problema, pero esto no es suficiente para aproximarse a su solución. Las ocupaciones de espacios urbanos, las acampadas, son útiles solo si se convierten en lugares de agregación y en centros logísticos para organizar e impulsar dinámicas de conflicto en la ciudad.

Creemos que es necesario un esfuerzo de coordinación para bloquear la economía y encontrar la forma de conseguir que las demandas de #Dignidad surgidas desde los movimientos sociales sean efectivas. Proponemos como ejemplo la coordinación de diferentes acciones que se pueden practicar simultáneamente para que el miedo cambie de bando:

  • Bloqueo simultáneo de autopistas y vías principales de tránsito
  • Bloqueo simultáneo de la red de metro y del transporte urbano
  • Bloqueo de enclaves logísticos importantes
  • Bloqueo y ocupación de sucursales bancarias y oficinas estatales
  • Ocupación de edificios propiedad de bancos, ayuntamiento y del 1%
  • Ocupación de las universidades y autoformación
  • Reapropiación en supermercados y grandes empresas
  • Hackeo de webs del gobierno y otras instituciones
  • Escraches a políticos e instituciones

Este catálogo de acciones, que no pretende ni mucho menos ser exhaustivo, se propone como una invitación al desborde y como un primer paso hacia una #HuelgaSocial indefinida que golpee el sistema con acciones de desobediencia y bloqueo distribuidas y sincronizadas.

 

De Maio global a Outubro da mudança

català | english | italiano | français | castellano

O 15M de 2013 não é só um aniversário, é um período de luta intensa, descentralziada, com ações em diferentes lugares.

É uma data para recuperar a dimensão inclusiva e generalizada das lutas contra a Troika e contra as políticas de austeridade responsáveis pelo genocídio financeiro.

Ao fim de dois anos atravessámos a fase do protesto e da construção de algumas reivindicações, e temos vindo a apelar à classe política para que tome em consideração estas reivindicações através de diferentes actuações: recolhendo assinaturas, ocupando praças, manifestando-nos massivamente, praticando a desobediência civil, etc.

Foram todas etapas importantes para construir uma legitimidade social, porque entendemos que as nossas exigências são inegociáveis e que simplesmente pedir uma mudança não conduz a que esta se produza efectivamente.

Uma vez definidas as propostas, e depois de algumas terem mesmo chegado ao seio das instituições mas continuem a ser ignoradas, é a hora de atacar a corrupção e o capitalismo financeiro não apenas de forma simbólica mas também de um modo material através de práticas concretas. Por isso não é simplesmente uma data com uma manifestação, mas antes todo um mês cheio de ações que atacam os responsáveis diretos da crescente precariedade e da perca de direitos que temos vindo a sofrer. E por isso, este Maio Global propõe-se como um escrache” do sistema para pressionar e tornar visível que o problema não é que não se possa, mas antes que não querem. Que é afinal uma questão de vontade política.

Como sempre, este será um 15M sem siglas nem bandeiras, à margem dos partidos, sindicatos e de qualquer forma de representação; que gere consenso dentro de diferentes sectores sociais. Um maio global que ultrapassa os limites do movimento para construir um espaço de luta de toda a sociedade.

Entendemos este 15M como mais uma etapa no quadro do processo constituinte que produza a maudança social que temos vindo a exigir desde há algum tempo. Este processo não compreende fronteiras e apela a um reconhecimento pleno de todas as pessoas para construir uma cidadania universal. Na construção de este Maio de luta se somaram outros países: Portugal, Itália, Eslovénia, Austria, Alemanha, França, Chipre, Ingalterra e Grécia também programaram ações contra as políticas da Troika, revelando a dimensão transnacional da mobilização e dos poderes.

Esta Primavera acenderá a chama que nos levará a um Outono europeu que já se está a organizar através de encontros e redes, um Outono que significará subir mais um degrau na construção de um processo constituinte e abrir para uma nova fase de luta conjunta para produzir a mudança.

Os direitos não se pedem, tomam-se. Resgatamos pessoas, não bancos.

Du mai global à l’octobre du changement

català | english | italiano | castellano | português

Le 15M 2013 n’est pas seulement un anniversaire, c’est une période de lutte intense, non centralisée, avec des actions dans des différents endroits.

C’est une date pour récupérer la dimension généralisée et inclusive des luttes contre La Troïka et les politiques d’austérité, responsables du génocide financier.

Après deux ans, nous avons traversé la phase des protestations et de la construction de demandes, et nous avons lancé un appel à la classe politique pour qu’elle prenne en compte ces demandes par le biais de diverses actions : nous avons recueilli des signatures, nous avons occupé les places, nous sommes sortis en des manifestations massives, nous avons pratiqué la désobéissance civile, etc..

Ces faits ont été des étapes importantes pour construire une légitimité sociale, parce que nous comprenons que nos demandes ne sont pas négociables et que, tout simplement, demander un changement ne veut pas dire que celui-ci se produit.

Une fois définies les propositions, certaines ont même atteint le sein des institutions mais sont toujours encore ignorées ; il est temps d’attaquer la corruption et le capitalisme financier non seulement symboliquement mais par le biais de practiques spécifiques et de manière importante. Ce n’est pas seulement une date avec une manifestation, c’est un mois entier plein de mesures qui s’attaquent directement à l’origine de l’insécurité croissante et la perte des droits que nous avons souffertes.

Et c’est pour cette raison qu’on propose que ce Global mai soit un “escrache” au système, pour faire pression et faire visible que ce n’est pas qu’on ne peut pas, mais de fait c’est vraiment qu’ils ne veulent pas. C’est une question de volonté politique.

Comme toujours, ce 15M sera sans acronymes ni drapeaux, sans partis politiques ni syndicats, hors de toute représentation politique ; pour générer un consensus au sein des différents secteurs sociaux.

Un Global mai qui dépasse les limites du mouvement social pour construire un espace de lutte de la société tout entière.

Nous comprenons ce 15M comme une étape dans un processus constituant, qui produira le changement social que nous réclamons depuis quelque temps. Ce processus ne connait pas de frontières, ce processus fait appel à une reconnaissance pleine de tout le monde pour construire une citoyenneté universelle. D’autres pays nous ont rejoint pour la construction de ce Global mai : le Portugal, l’Italie, la Slovénie, l’Autriche, l’Allemagne, la France, le Chypre, l’Angleterre et la Grèce ont également prévu des actions contre les politiques de la troïka, révélant la dimension transnationale, de mobilisation et de pouvoirs.

Ce printemps on allume la mèche qui nous mènera à un automne européen, déjà organisé par le biais de réunions et de réseaux, un automne qui signifiera un step-up dans la construction d’un processus constituant et ouvrira une nouvelle phase de lutte ensemble pour produire le changement.

LES DROITS, ON NE LES DEMANDE PAS, ON LES PREND. IL FAUT SAUVER LES GENS, PAS LES BANQUES.

Dal maggio globale all’ottobre del cambio

Il 15M 2013 non è solo un anniversario, è un periodo di lotta intensa, decentralizzata, con azioni in differenti luoghi.

È una data per recuperare la dimensione inclusiva e generalizzata delle lotte contro la troika e le politiche di austerità responsabili del” genocidio finanziario”.

Dopo due anni abbiamo attraversato la fase della protesta e della costruzione di alcune domande, abbiamo fatto appello alla classe politica affinché potesse prendere in considerazione le nostre domande con differenti interventi: raccogliendo firme, occupando piazze, con manifestazioni moltitudinarie, praticando la disobbedienza civile, etc.

Sono state tutte tappe importanti per la costruzione di una leggitimità sociale perchè ci rendiamo conto che le nostre domande sono innegoziabili e che chiedere semplicemente un cambio non comporta che quest’ultimo si produca.

Una volta definite le proposte, nonostante che alcune incluso siano arrivate nel seno delle istituzioni e tuttavia restino ignorate, è ora di attaccare la corruzione e il capitalismo finanziario non solo in forma simbolica ma anche in maniera materiale attraverso pratiche concrete. Per questo non si tratta semplicemente di una data di una manifestazione ma di un mese intero pieno di azioni che attacchino i diretti responsabili della precarietà crescente e della perdita dei diritti. Per questo questo maggio globale viene proposto come un escrache al sistema per pressionare e rendere visibile que un cambio è possibile ma che non lo vogliono permettere. Che si tratta di un problema di volontà politica.

Come sempre, questo 15M sarà senza sigle ne bandiere, aldilà dei partiti e dei sindacati e di qualsiasi altra forma di rappresentanza, che sia capace di generare consenso dentro dei differenti settori della società. Un maggio globale che superi i limiti del movimento per costruire uno spazio di lotta di tutta la società.

Intendiamo questo 15M come una tappa in più all’interno di un processo costituente che produca il cambio sociale che stiamo chiedendo da tempo. Questo processo non conosce confini e appella a un riconoscimento pieno di tutte le persone per costruire una cittadinanza universale. Nella costruzione di questo maggio si sono sommati anche altri paesi. Anche Portogallo, Italia, Slovenia, Austria, Germania, Francia, Cipro, Inghilterra e Grecia haano programmato azioni contro le politiche della troika, rivelando la dimensione transnazionale del potere e delle lotte contro l’austerità.

Questa primavera si accende la miccia che arriverà ad un autunno europeo che si sta giá organizzando attraverso incontri e reti, che significherà salire un gradino in piú per la costruzione di un processo costituente, di una nuova fase di lotte comuni per produrre il cambio.

I DIRITTI NON SI CHIEDONO, SI PRENDONO. RISCATTIAMO PERSONE, NON LE BANCHE.

Del maig global a l’octubre del canvi

El 15M 2013 no és només un aniversari, és un període de lluita intensa, descentralitzada, amb accions en diferents llocs.

És una data per recuperar la dimensió inclusiva i generalitzada de les lluites contra la troika i les polítiques d’austeritat responsables del genocidi financer.

Després de dos anys hem travessat la fase de la protesta i de la construcció d’unes demandes, i hem apel·lat a la classe política perquè prengui en consideració aquestes demandes mitjançant diferents actuacions: recollint signatures, ocupant les places, manifestant-nos massivament, practicant la desobediència civil, etc.

Han estat totes etapes importants per construir una legitimitat social, perquè entenem que les nostres demandes són innegociables i que simplement demanar un canvi no comporta que aquest es produeixi.

Un cop definides les propostes, després que algunes fins i tot hagin arribat al si de les institucions i segueixin sent ignorades, és l’hora d’atacar la corrupció i el capitalisme financer no només de forma simbòlica sinó de manera material mitjançant pràctiques concretes. Per això no és simplement una data amb una manifestació, sinó tot un mes ple d’accions que ataquen als responsables directes de la creixent precarietat i pèrdua de drets que venim patint. I per això aquest Maig Global es proposa com un escrache al sistema per pressionar i fer visible que el problema no és que no es pugui, sinó que no volen. Que és una qüestió de voluntat política.

Com sempre, aquest serà un 15M sense sigles ni banderes, al marge de partits, sindicats i qualsevol forma de representació; que generi consens dins de diferents sectors socials. Un maig global que sobrepassa els límits del moviment per construir un espai de lluita de tota la societat.

Entenem aquest 15M com una etapa més dins d’un procés constituent que produeixi el canvi social que venim demandant des de fa temps. Aquest procés no entén de fronteres i apel·la a un reconeixement ple de totes les persones per construir una ciutadania universal. A la construcció d’aquest maig de lluita s’hi han sumat altres països: Portugal, Itàlia, Eslovènia, Àustria, Alemanya, França, Xipre, Anglaterra i Grècia també han programat accions contra les polítiques de la troika, revelant la dimensió transnacional de la mobilització i dels poders.

Aquesta primavera s’encén la metxa que ens portarà a una tardor europea que ja s’està organitzant a través de trobades i xarxes, una tardor que significarà pujar un graó més en la construcció d’un procés constituent i obrir una nova fase de lluita conjunta per produir el canvi.

Els drets no es demanen, es prenen. Rescatem persones, no bancs.

From global may to the october of change

May 15th 2013 is not only an anniversary, it is a period of intense, decentralized fight with actions all around.

It is a date to recover the inclusive and generalized dimension of the fights against the Troika and the austerity measures, responsible for the financial genocide.
After two years, we have been through the phases of protest and building of some demands, and we have appealed to the political class to consider our demands by means of different actions: signature collecting, massive demonstrations, civil disobedience, etc.

All of them were important phases to construct a social legitimacy, because we think that our demands are not negotiable and that just asking for a change doesn’t make it happen.

Once the proposals are defined, with some of them even reaching the institutions and still being ignored, it is time to attack corruption and financial capitalism, and not only in a symbolic but also in a material way through concrete practises. That is why it is not only a date with a demonstration, but also a whole month of action against the direct responsibles of the growing precariety and loss of rights that we are suffering. For this reason, this Global May is being proposed as an escrache to lobby the system and to show that it is not a problem of not being able to, but rather of not wanting to. It is a matter of political will.

As always, this will be a May 15th independently of acronyms, political parties, trade unions or any other form of representation; one that generates consensus among the different social sectors. A Global May that goes beyond the limits of the movement to create an space of struggle for the whole society.
We see this May 15th as one step further in the constituent process that would produce the social change that we’ve been demanding for a long time.

This process doesn’t know about borders and calls to a full recognition of all the people so as to construct a universal citizenship. The development of this May of struggle has seen other countries join: Portugal, Italy, Slovenia, Austria, Germany, France, Cypruss, England and Greece have also scheduled actions against the politics of the Troika, revealing the transnational dimension of the mobilization and the powers.

This spring will light the fuse that will lead us to a European Autumn that is already being organized through meetings and networks, and that will mean taking a step further in the construction of a constituent process and a new phase of common fight to produce a change.

Don’t ask for your rights, take them. Let’s rescue people, not banks.

Del mayo global al octubre del cambio

català | english | italiano | français | português

El 15M 2013 no es solo un aniversario, es un período de lucha intensa, descentralizada, con acciones en diferentes lugares.

Es una fecha para recuperar la dimensión inclusiva y generalizada de las luchas contra la troika y las políticas de austeridad responsables del genocidio financiero.

Después de dos años hemos atravesado la fase de la protesta y de la construcción de unas demandas, y hemos apelado a la clase política para que tome en consideración estas demandas mediante diferentes actuaciones: recogiendo firmas, ocupando las plazas, manifestándonos masivamente, practicando la desobediencia civil, etc.

Han sido todas etapas importantes para construir una legitimidad social, porque entendemos que nuestras demandas son innegociables y que simplemente pedir un cambio no conlleva que éste se produzca.

Una vez definidas las propuestas, después de que algunas incluso hayan llegado al seno de las instituciones y sigan siendo ignoradas, es la hora de atacar a la corrupción y al capitalismo financiero no sólo de forma simbólica sino de manera material mediante prácticas concretas. Por eso no es simplemente una fecha con una manifestación, sino todo un mes lleno de acciones que atacan a los responsables directos de la creciente precariedad y pérdida de derechos que venimos sufriendo. Y por ello, este Mayo Global se propone como un escrache al sistema para presionar y hacer visible que el problema no es que no se pueda, sino que no quieren. Que es una cuestión de voluntad política. 

Como siempre, este será un 15M sin siglas ni banderas, al margen de partidos, sindicatos y cualquier forma de representación; que genere consenso dentro de diferentes sectores sociales. Un Mayo Global que sobrepasa los límites del movimiento para construir un espacio de lucha de toda la sociedad.

Entendemos este 15M como una etapa más dentro de un proceso constituyente que produzca el cambio social que venimos demandando desde hace tiempo. Este proceso no entiende de fronteras y apela a un reconocimiento pleno de todas las personas para construir una ciudadanía universal. A la construcción de este mayo de lucha se han sumado otros países: Portugal, Italia, Eslovenia, Austria, Alemania, Francia, Chipre, Inglaterra y Grecia también han programado acciones contra las políticas de la troika, revelando la dimensión transnacional de la movilización y de los poderes.

Esta primavera se enciende la mecha que nos llevará a un otoño europeo que ya se está organizando a través de encuentros y redes, un otoño que significará subir un escalón más en la construcción de un proceso constituyente y abrir una nueva fase de lucha conjunta para producir el cambio.

Los derechos no se piden, se toman.   Rescatemos personas, no bancos.